Spanish Article

Elección para la presidencia de los Estados Unidos

JOEY MACKO
EditoEditor en jefe

  Esta elección para la presidencia de los Estados Unidos es un mordisco de uñas. Una elección de suspenso tan polémica que es inquietante como el año de 2020. La carrera entre el candidato demócrata Joe Biden y el presidente y republicano Donald J. Trump es una que probablemente no termine hoy. Mientras el público estadounidense espera ansiosamente los resultados, el efecto del COVID-19 en el sistema de votación de esta elección ha sido objeto de escrutinio. Las papeletas de voto por correo y en ausencia en algunos estados aún deben tenerse en cuenta y, según CNN, estados como Pensilvania declararon que “ni siquiera debían comenzar a tabular sus votos por correo hasta el miércoles por la mañana”. Esta elección está cerca y como el indicio de una posible victoria aplastante se desvaneció rápidamente, ya que los resultados de la elección parecen depender de los resultados en algunos estados clave.

     Antes de las elecciones, muchas encuestas nacionales le habían dado a Joe Biden una ventaja sustancial sobre el presidente Donald Trump. Según FiveThirtyEight Election Forecast, que simuló la elección 40.000 veces basándose en datos de encuestas para generar resultados, Biden ganó 89 de 100 veces, mientras que Trump solo ganó 10. Parecía que la elección tendría tres resultados: una victoria aplastante de Biden, una victoria cerrada de Biden y victoria cerrada de Trump. Para que Trump se mantenga cerca o para que Biden obtenga una ventaja temprana, se hizo hincapié en algunos estados clave. En Florida, las primeras encuestas le dieron a Biden la ventaja, pero Trump pudo recuperar algo de impulso en las encuestas posteriores. Carolina del Norte ha sido un estado campo de batalla durante todo el ciclo, pero Biden también estaba dando una ligera ventaja en las encuestas. Georgia y Arizona estaban siendo monitoreados muy de cerca y los estados del medio oeste de Michigan y Wisconsin, así como el estado de Pensilvania, son sobre lo que muchos analistas políticos creen que recaerá la decisión electoral. En 2016, el presidente Trump ganó los estados de Michigan, Wisconsin y Pensilvania en un 0,3%, 0,7% y 0,7% respectivamente, según el New York Times. Tanto el presidente Trump como Biden habían hecho esfuerzos para hacer campaña en esos estados en los días previos a las elecciones, y Trump realizó varios mítines en Florida, Carolina del Norte, Michigan, Pennsylvania y Wisconsin y Biden en Pensilvania y Florida.

     Cuándo centros de votación comenzaron a cerrarse y se compartieron los resultados, la idea de una victoria aplastante de Biden se desmanteló rápidamente. Trump, como lo hizo en 2016, ha superado muchas de sus encuestas, ganando el estado clave de Florida por casi 400.000 votos según Associated Press. También pudo retener a Ohio, proporcionándole 18 votos electorales, además de obtener los votos electorales de Iowa y Texas, que según muchas encuestas eran carreras relativamente reñidas. Biden, navegó hacia la victoria en los habituales estados azules de California, Oregon y Washington, además de asegurar los estados del noreste que incluyen Nueva York, Massachusetts, Vermont, New Hampshire y Connecticut. Otros estados han sido mucho más polémicos. Biden ganó Arizona por 100.000 votos, que es un estado que Trump ganó en 2016. Sin embargo, la elección parece caer sobre los estados que muchos esperaban. Georgia y Carolina del Norte estaban cerca, con Trump liderando en ambas por pequeños márgenes. Michigan, Wisconsin y Pensilvania, que ayudaron a impulsar a Trump a la victoria en 2016, han sido carreras muy cerradas que buscan decidir esta carrera. Trump había estado liderando en Michigan y Wisconsin hasta la noche del martes, pero Biden comenzó a adelantarse durante el miércoles por la mañana debido al posible recuento de correo en la votación que ha favorecido principalmente a los demócratas. Si Biden puede aguantar y ganar estos estados además de obtener votos electorales de Nevada, ganará las elecciones. Por el contrario, Trump necesita mantener sus ventajas en Carolina del Norte y Georgia, así como ganar Michigan y Wisconsin o ganar uno de esos estados y Pensilvania. El lento proceso de recuento de votos en estos importantes estados ha atraído una gran atención, ya que tanto Biden como Trump se han encontrado con escasas ventajas con decenas de miles de votos que aún deben contarse.

     Esta elección ayuda a ilustrar la ferocidad del panorama político estadounidense actual. Aunque Biden recibió un gran favor en las encuestas, el presidente Trump ha mantenido la carrera cerrada. Con una participación electoral récord en todo el país, la decisión de la elección recae sobre los resultados en algunos estados cruciales. Aún se desconoce el momento en el que estarán disponibles los resultados finales ya que los gobiernos estatales han manifestado que continúan trabajando. Los resultados podrían conocerse más tarde hoy o la incertidumbre puede persistir durante los próximos días. Con la información actual disponible, los resultados en estos estados clave están demasiado cerca para llamarlos. Mientras se siguen contando los votos, todos los ojos están puestos en Georgia, Michigan, Nevada, Carolina del Norte, Pensilvania y Wisconsin.

MAún habrá más información:

Update on November 3rd:

President Biden has won Michigan and Wisconsin, retaining almost all of the “Blue Wall.”

Biden continues to lead in Nevada and Arizona, while Trump holds small leads in Georgia, Pennsylvania, and North Carolina.

joey-macko-illustration


JOEY MACKO

Editor-in-chief

Joey is a senior at San Marcos High School…

Categories: Spanish Article